Las recomendaciones de la KNMT para trabajar como dentista en Holanda

Los pasos a seguir para trabajar como dentista en Holanda

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 4,80 de 5)
Cargando…

La precariedad laboral consecuencia de la plétora profesional del sector dental en España ha obligado a emigrar a un gran número de odontólogos a países europeos que ofrecen mejores condiciones laborales. Uno de estos países es Holanda, un territorio con déficit de profesionales del sector dental en el que es posible cobrar un salario de hasta 60.000 € anuales. A continuación, te explicamos cuál es la situación del sector en ambos países y qué requisitos debes cumplir si quieres trabajar como dentista en Holanda.

La plétora profesional en España y en Holanda

La odontología en España atraviesa tiempos difíciles. En la actualidad, el número total de dentistas colegiados es de más de 36.400 y se prevé que en 2020 esta cifra ascienda hasta los 40.000, lo que supondría triplicar el número de dentistas necesarios teniendo en cuenta las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En Holanda, en cambio, la situación es muy diferente. Aproximadamente hay unos 8.600 dentistas registrados, lo que supone una ratio dentista/habitantes de 1:1.970. Si bien es cierto que la OMS recomienda un dentista por cada 3.500 habitantes, la ratio holandesa es mucho más alentadora que la española (1:1.277).

El motivo principal por el cual el sector dental español cuenta con 27.000 profesionales más que el holandés es sencillo. Mientras que en España existen 23 Facultades de Odontología que, en total, ofertan anualmente más de 2.200 plazas, en Holanda tan solo existen 3 y cada año se gradúan menos de 250 odontólogos.

Los salarios

Según datos proporcionados por la Oficina Europea de Estadísticas (Eurostat), los odontólogos españoles perciben de media 33.000 euros brutos al año. En cambio, los holandeses cobran 59.400 euros.

Acciones necesarias para trabajar como dentista en Holanda

The Royal Dutch Dental Association (KNMT), asociación profesional de dentistas, cirujanos orales y ortodoncistas en Holanda, ha elaborado un listado de diez acciones que hay que llevar a cabo antes de empezar a trabajar como dentista en Holanda -solo para odontólogos de la Unión Europea-.

La primera de ellas y la más obvia: aprender holandés. Desde enero de 2017, la ley holandesa exige a todos los profesionales médicos la superación de una prueba de idioma para poder ejercer en el país. El nivel especificado es el B2 (Marco Común Europeo de Referencia para Lenguas). Además, es necesario conocer todo el vocabulario específico del oficio que vaya a desempeñarse.

La segunda, solicitar el reconocimiento de cualificaciones profesionales a través del BIG Register. Para ejercer como dentista, es necesario constar en este registro en el que aparecen todos los profesionales sanitarios que trabajan en los Países Bajos.

La tercera acción que debe realizar un profesional para trabajar como dentista en Holanda es obtener un certificado de radiología, ya que las clínicas holandesas no aceptan certificados de otros países.

La cuarta, realizarse un examen médico que demuestre que tiene suficientes anticuerpos contra la Hepatitis B. Es recomendable que la prueba se lleva a cabo en Holanda, de esta forma el dentista se asegurará de que cumplirá con los estándares de este país.

La quinta acción: registrarse en un municipio holandés. En un inicio, será como no residente (RNI: Registratie Niet-Ingezetene). El odontólogo deberá indicar que permanecerá en el país por un período no superior a cuatro meses. Al registrarse, recibirá un número de servicio al ciudadano. Una vez encuentre un trabajo y disponga de una vivienda, podrá solicitar cita para registrarse como residente permanente.

El sexto paso que debe realizar el odontólogo es convertirse en miembro de una Asociación para profesionales del cuidado bucal que represente sus intereses.

La séptima acción recomendada por el KNMT es la apertura de una cuenta bancaria holandesa. Para ello, el dentista necesitará su identificación y la carta de RNI que recibirá después de registrarse en un municipio como no residente.

En la octava posición del listado aparece la adquisición de un seguro de salud básico, obligatorio para vivir y trabajar en los Países Bajos. Este seguro cubre la atención médica básica, el tratamiento hospitalario, la atención por maternidad y la mayoría de los productos médicos. Es posible contratar también un seguro complementario que cubre todas aquellas atenciones médicas no incluidas en el básico, por ejemplo, la fisioterapia.

La novena recomendación de la KNMT es que el odontólogo haga uso de la regla del 30%, gracias a la cual podrá beneficiarse, durante un periodo de hasta ocho años, de una reducción fiscal del impuesto sobre rentas del trabajo y sobre las personas físicas.

La décima y última recomendación para trabajar como dentista en Holanda es bastante obvia: encontrar una vivienda. Según el área en la que se busque puede ser una tarea complicada, por lo que es importante gestionarlo con tiempo.

¿Te has planteado trabajar como dentista en Holanda? ¿Conoces a alguien que haya dado el paso? Cuéntanoslo en los comentarios.

Share your thoughts